Aunque eso de los propósitos nos suene a comienzo de año, tras el verano muchas personas quieren eliminar los excesos y se plantean empezar o retomar el hábito del deporte.

Más allá de bajar de peso, adquirir una rutina deportiva es sinónimo de salud y felicidad, ya que logramos eliminar toxinas, reducimos el estrés y nos sentimos mejor con nosotros mismos. Hoy os queremos compartir seis consejos para engancharte al deporte convirtiéndolo en un hábito más de tu día a día.

1. Control médico y prevención de lesiones

Toda persona que empiece a practicar deporte, ya sea en el ámbito amateur o profesional, debería optar antes por una valoración médico-deportiva con un especialista. Esto nos facilitará una información valiosa de nuestro estado de salud. Te recomendamos acudir a tu médico y solicitar una revisión para evitar molestias o enfermedades.

Además, para prevenir lesiones en huesos, músculos o articulaciones, te aconsejamos empezar con un nivel progresivo que se adapte a tu estado físico, seguir una rutina de estiramientos y calentamiento para preparar tu cuerpo y tener cerca a un profesional deportivo que te vaya marcando los ejercicios, así como las posturas correctas para cada uno de ellos.

2. Elige el mejor equipamiento

A la hora de elegir las prendas y complementos adecuados para practicar deporte, es muy importante tener en cuenta diversos factores. Uno de ellos es la disciplina que vamos a llevar a cabo ¿Con qué deporte vas a empezar? Tenemos que valorar si es en interior o exterior, qué tipo de movimiento exige, qué esfuerzo o impacto sufrirá nuestro cuerpo, el terreno donde vamos a practicarlo…

Uno de los mayores errores es utilizar las mismas prendas para distintos deportes y pueden aparecer molestias y lesiones por una mala elección. Por eso es fundamental elegir un buen tejido para que se adapte a tu cuerpo y te acompañe en este gran reto que te has marcado.

Además, la elección de un calzado correcto es fundamental para evitar sobrecargas y molestias. Te invitamos a descubrir las mejores opciones en cualquier tienda especializada.

3. Hazte tu propio calendario

Planificar tu rutina te ayudará a convertirla en un hábito de tu día a día. Es necesario que tengas claro el tiempo que le vas a dedicar en tu semana e incluirlo en tu agenda.

Sabemos que el trabajo y las obligaciones hacen que no tengamos demasiado tiempo para salir a hacer deporte, pero si tienes planificado los días y las horas en tu semana destinados a hacer deporte, te resultará mucho más fácil arrancar.

4. Las clases colectivas que más enganchan

Una de las mejores opciones para disfrutar del deporte y engancharte a él son las clases colectivas dirigidas. Este tipo de actividad nos permitirá trabajar un gran número de músculos a la vez en periodos de 45 minutos o una hora. Te aconsejamos consultar con un especialista qué clase sería la adecuada para iniciarte.

Si quieres empezar con ejercicios cardiovasculares, las mejores opciones son ‘Body Combat‘ o ‘Ciclo‘. El ‘Body Combat’ combina las artes marciales con una coreografía. Realizarás movimientos propios del Boxeo, Capoeira, Muay Thai, Karate… y, además de quemar calorías, ejercitarás los músculos a la vez que mejorarás la flexibilidad, la fuerza, la coordinación y la resistencia cardiovascular.

El ‘Ciclo’, también conocido como ‘Spinning’ es una actividad con bicicleta en interior dirigida por un especialista. En esta clase, combinarás la frecuencia del pedaleo con la resistencia del mismo, logrando coreografías con distintas intensidades.

Si quieres centrarte en la fuerza, puedes experimentar las rutinas de ‘Body Pump’ iniciándote con un peso medio-bajo. En esta clase realizarás entrenamiento por grupos musculares con pesas, mancuernas, step y discos. En una segunda fase, te recomendamos rutinas de Cross Fit.

5. ¿Y los fines de semana? ¿Qué hago?

El descanso forma parte de cualquier rutina deportiva ayudando a la recuperación. Si has logrado ser constante durante la semana, el fin de semana puedes apostar por otras actividades menos intensas como pasear o disfrutar de deportes menos intensos al aire libre.

Además, si durante la semana no has tenido demasiado tiempo, puede ser el momento perfecto para nadar, practicar algún deporte colectivo o trabajar aquellos grupos musculares a los que no le has dado mucha importancia durante la semana (abdominales, piernas…)

6. La importancia de cuidar tu cuerpo tras el entrenamiento.

Por último, tras realizar cualquier ejercicio, no debes olvidar volver a estirar tus músculos al menos durante cinco minutos, ya que trabajarás en su recuperación tras el esfuerzo físico.

¿Por qué es importante estirar tras el entrenamiento? Estarás acelerando el proceso de reabsorción del ácido láctico, que es el causante de las molestas agujetas. Además, si tu objetivo es ganar masa muscular, el estiramiento ayudará a que los músculos crezcan mediante la estimulación del desarrollo.

Si en cualquier momento sientes tensión articular o muscular tras el entrenamiento, te recomendamos nuestra crema de masajes Harniprofen, que combina el efecto calmante de un masaje con efecto frío con los beneficios del Harpagofito, el Árnica, la Boswelia y el Aceite de Caléndula.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *