Crema Exfoliante Facial Cáscara de Nuez y Manteca de Karité 80 ml

Usada para eliminar impurezas y células muertas que se acumulan en la superficie de la piel del rostro. Indicada para cualquier tipo de piel.

EL PRODUCTO

Crema exfoliante facial cuya fórmula fórmula diseñada para llevar a cabo una exfoliación suave, con la que preparamos la piel para una correcta absorción de los activos existentes en nuestro tratamiento habitual.

La manteca de karité actúa como excelente emoliente que suaviza, repara y devuelve la elasticidad a la piel. La cáscara de nuez en forma de micropartículas es responsable de la acción mecánica exfoliante. El tamaño de las partículas es el ideal para realizar la exfoliación sin agredir la piel.

 

COMPOSICIÓN

Cáscara de nuez y manteca de karité.

DOSIS DIARIA

Aplicar, una o dos veces por semana, en rostro y cuello la cantidad suficiente para cubrir dicha zona. Dar pequeños masajes circulares con la yema de los dedos retirándola posteriormente con abundante agua tibia.

 

FEEL BETTER

Te recomendamos no exponer el rostro al sol directamente, sobre todo durante las horas de máxima radiación. Recuerda que una piel hidratada y nutrida correctamente, siempre es menos vulnerable al sol.

EL PRODUCTO

Crema exfoliante facial cuya fórmula fórmula diseñada para llevar a cabo una exfoliación suave, con la que preparamos la piel para una correcta absorción de los activos existentes en nuestro tratamiento habitual.

La manteca de karité actúa como excelente emoliente que suaviza, repara y devuelve la elasticidad a la piel. La cáscara de nuez en forma de micropartículas es responsable de la acción mecánica exfoliante. El tamaño de las partículas es el ideal para realizar la exfoliación sin agredir la piel.

COMPOSICIÓN

Cáscara de nuez y manteca de karité.

DOSIS DIARIA

Aplicar, una o dos veces por semana, en rostro y cuello la cantidad suficiente para cubrir dicha zona. Dar pequeños masajes circulares con la yema de los dedos retirándola posteriormente con abundante agua tibia.

FEEL BETTER

Te recomendamos no exponer el rostro al sol directamente, sobre todo durante las horas de máxima radiación. Recuerda que una piel hidratada y nutrida correctamente, siempre es menos vulnerable al sol.